VEN Y VISITA A TUS MUSEOS...CONOCE TU PATRIMONIO ARTÍSTICO
EXPOSICIONES EN LA GAN
EXPOSICIONES DEL MBA
EXPOSICIONES EN MACCAR Y Y EL LEGADO DE CRUZ-DIEZ EN EL MEDI
EXPOSICIONES EN EL MUSEO ARTURO MICHELENA
1
2
3
4
5

Noticias

Martes, Octubre 26, 2021
La Fundación Museos Nacionales celebra el 157 aniversario del natalicio de José Gregorio Hernández

CARACAS,octubre 2021.–  Hoy 26 de octubre, la Fundación Museos Nacionales (FMN) celebra junto a todos los venezolanos el natalicio 157 del Dr. José Gregorio Hernández, importante figura del catolicismo y de la medicina del país. Elevado como beato en abril de este año por la Santa Sede, las autoridades eclesiásticas venezolanas confían en que en los próximos meses “El Siervo de Dios” sea canonizado y sea reconocido como santo de la Iglesia Católica.

Este hecho sería la culminación de un largo proceso, iniciado en el año 1949 por el monseñor Lucas Guillermo Castillo (1878 – 1955), que realizó las primeras gestiones por autoridades civiles y religiosas nacionales a fin de reconocer la santidad del Doctor Hernández y su influencia espiritual y cultural dentro y fuera de Venezuela, desde entonces “El Médico de los pobres” se ha fortalecido aún más en el imaginario popular. 

Y es que para los habitantes de Venezuela, así como de otras regiones de América, José Gregorio Hernández significa una de las máximas expresiones de la fe católica. Una figura que trasciende lo físico y lo científico, para muchos es el camino más cercano a la gracia suprema de Dios.

Es tanta la importancia de la figura de “El siervo de Dios”, que su impronta trasciende los altares y ha llegado hasta las manifestaciones culturales como la pintura, la escultura, la literatura, etcétera. En ese sentido, muchos artistas nacionales y extranjeros han tenido a Hernández como leiv motiv de sus creaciones, algunas no exentas de polémica.

Arte y fe

En el transcurso de todos estos años, la FMN ha llevado a cabo diferentes exposiciones que han tenido como sede los diferentes museos que la integran. El tema principal ha sido “El venerable”. En cambio en otras curadurías su presencia, aunque secundaria, ha sido de igual preeminencia.

Si se hace un recuento de las más recientes, en primer lugar, tenemos la muestra efectuada en la sala 2 del Museo de Bellas Artes. Denominada “José Gregorio Hernández. 100 años de devoción”. Esta curaduría fue inaugurada el 29 de junio del 2019 y estuvo integrada por 25 obras provenientes de la colección de la FMN, así como la presentación de más de una docena de esculturas de “El siervo de Dios”, intervenidas por varios artistas nacionales y extranjeros.

Esa misma muestra luego fue trasladada al Museo Arturo Michelena (MAM), allí los habitantes de la parroquia La Pastora tuvieron la oportunidad de disfrutar de esta exposición que tuvo como lugar la Sala de Extensión de este importante punto cultural del noroeste de la ciudad de Caracas.

Cabe resaltar que la selección y el montaje de las obras que conformaron esta curaduría estuvieron a cargo de Robert Cárdenas –actual director del Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez (MEDI)-, entretanto los textos de sala son autoría del investigador Abraham Fernández (MAM).

Luego, la Galería de Arte Nacional (GAN) fue el lugar escogido para la celebración de “El venerable… El milagro está hecho”, exposición inaugurada el 1 de marzo del presente año y ocupó los espacios de la tienda de la pinacoteca de la Av. México.

La muestra expositiva fue una reafirmación de la conexión emocional y sagrada del venezolano con la figura del Dr. José Gregorio Hernández. A través de los trabajos de varios artistas criollos quienes mostraron sus creaciones con la relación de la población,  la religiosidad y lo sagrado.

Y a pesar de las restricciones que ha impuesto la Covid-19, el impulso que da la FMN a la difusión del patrimonio nacional no se ha detenido. Es así como a través de @fundacionmuseos en Twitter e Instagram, así como en canal @RedessocialesFMN en YouTube, este organismo sigue ofreciendo opciones para el disfrute y el conocimiento del acervo nacional.

Es así como el pasado mes de agosto, el MEDI puso a disposición de los internautas la curaduría “Abonar para crear, una oración a José Gregorio Hernández”. De acuerdo con el texto curatorial, la propuesta tuvo como objetivo celebrar la vida y el arraigo de la figura de “El venerable”, así como su impronta en las artes visuales, además de la relación emocional y espiritual que trasciende más allá de su significado religioso.

En total fueron 12 los artistas que la muestra congregó. Estos, bajo la curaduría de Janette Rodríguez Herrera- reinterpretaron la imagen de “El médico de los pobres”, como una forma de reconocimiento y acto de fe.

Ciencia y religión

Nacido el 26 de octubre de 1845 en Isnotú, estado Trujillo, José Gregorio Hernández Cisneros fue el primero de seis hermanos del matrimonio de Benigno María Hernández Manzaneda (de origen colombiano) y Josefa Antonia Cisneros Mansilla (con antepasados canarios).

Vivió toda su infancia en su pueblo natal. A los trece años informó a sus padres sus intenciones de estudiar derecho, sin embargo su progenitor lo convenció de cursar medicina. En 1878 llega a Caracas e inicia estudios de bachillerato en el Colegio Villegas, uno de los centros más prestigiosos de la época. De acuerdo al doctor Guillermo Tell Villegas, director del centro, el joven prefería pasar su tiempo con los libros y era poco dado a jugar con sus compañeros de clases.

Fue tan buen alumno que obtuvo las mejores notas. En varias ocasiones obtuvo premios por su constancia, así como por su buena conducta. Tal fue su adelanto que llegó incluso a ejercer como profesor de aritmética para alumnos del primer curso. Al egresar obtuvo el título de bachiller en Filosofía.

Con 17 años fue admitido como estudiante de Medicina en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Durante los seis años de carrera, en donde se evaluaban aspectos como aplicación, aprovechamiento, buena conducta y asistencia, obtuvo calificaciones sobresalientes.

Obtuvo el grado de Médico en 1888, para ese momento ya hablaba inglés, francés, portugués, alemán e italiano y dominaba el latín, además tenía conocimientos de hebreo, era filósofo, músico y tenía profundos conocimientos de teología.

Con su título en mano, Hernández regresó a Isnotú en 1889. A partir de ese momento ejerció la medicina entre los suyos. En ese sentido, recorrió los estados andinos (Táchira, Mérida y Trujillo) a fin de atender a la población local. Fue en ese momento que recibió una recomendación del presidente Dr. Juan Pablo Rojas Paúl para ir a París (Francia) a ampliar sus estudios y conocer de cerca  ciertas materias experimentales y así contribuir a la modernización de la medicina venezolana.

En la capital gala realizó estudios en los laboratorios de Charles Robert Richet (Premio Nobel de Medicina 1913) profesor de Fisiología Experimental en la Escuela de Medicina de la capital gala. En el laboratorio de Mathias Duval profundiza en las áreas de microbiología, histología normal, patología, bacteriología, embriología y fisiología experimental. También estudió en Berlín histología y anatomía patológica, a su vez que inicia un nuevo curso de Bacteriología.

Culminados sus estudios, el Dr. Hernández regresa a Venezuela a fin de ejercer como profesor en la UCV; además, trae desde Europa valiosos equipos médicos al Hospital Vargas. A él se le debe la introducción del microscopio a Venezuela.

Es considerado el impulsor y pionero de la verdadera docencia científica y pedagógica en Venezuela, basada en lecciones explicativas, con observación de los fenómenos vitales, la experimentación sistematizada, prácticas de vivisección y pruebas de laboratorio.

José Gregorio Hernández muere en Caracas el 29 de junio de 1919, por una fractura de cráneo, consecuencia del golpe que recibió luego de haber sido atropellado por un auto Essex, conducido por Fernando Bustamante. El hecho ocurrió en la esquina de Amadores, muy cerca de donde está ubicado el Museo Arturo Michelena.

FIN-Prensa FMN.